¿Ha cambiado la polución de contenidos el marco de competencia en el que desarrollan su actividad las marcas? ¿Cómo afecta el ámbito de la economía de la atención que practican los consumidores al enfoque de los contenidos? ¿El enfoque del Branded es suficientemente sofisticado para la complejidad del panorama competitivo? 

En este artículo, firmado conjuntamente por el Foro de Marcas Renombradas Españolas, el IE School of Communication y LLORENTE & CUENCA, recogemos algunas de las principales conclusiones del encuentro ‘La Revolución del Branded Entertainment’, celebrado el pasado 20 de enero. Durante el mismo, diferentes especialistas reflexionamos sobre cómo la oportunidad de convertirse en las plataformas de entretenimiento del futuro sitúa a las marcas ante el reto de la ampliación de su modelo de negocio hacia un nuevo universo de relaciones con el consumidor.

En marzo de 1972, el grupo Badfinger lanzó en Estados Unidos su single ‘Baby Blue’. A pesar de su evidente tirón comercial, la canción sólo alcanzó el número 14 en el Billboard americano y nunca llegó a lanzarse en Reino Unido. El 29 de septiembre de 2013 se emitió en Estados Unidos ‘Felina’, el último capítulo de la exitosa y respetada serie ‘Breaking Bad’. Su creador, Vince Gilligan, decidió cerrar las cinco temporadas emitidas con una escena en la que reinaba ‘Baby Blue’. La canción de Badfinger experimentó un aumento de ventas del 3.000% y su streaming en Spotify se disparó en un 9.000%, entrando además en el top de ventas digitales de Itunes1 . Lo cierto es que esta nueva juventud de ‘Baby Blue’ es sólo una parte de la cantidad de conversación que ese episodio en concreto provocó en la red. Durante su emisión en Estados Unidos se generaron 1,24 millones de tweets, con picos de casi 23.000 tweets por minuto, mientras que en Facebook se registraron casi 6 millones de interacciones relacionadas2. Más allá de la importancia creciente de las relaciones entre primera y segunda pantalla, estos datos nos colocan frente a un ámbito de competencia difícil de eludir. Si estamos de acuerdo en que uno de los objetivos prioritarios de las marcas a día de hoy es generar engagement con sus consumidores, el ejemplo de ‘Breaking Bad’ nos sitúa frente a un reto difícil de superar.

Puedes ver el artículo completo Aquí

logo